Aceite de Argán para el cuidado del cabello

El aceite de Argán o también llamado Oro liquido, ha resultado ser uno de los productos más beneficiosos para el cabello. Pero antes de explicaros sus muchas cualidades os contaremos de donde procede este milagroso aceite.

El argán es un árbol que nace en las zonas de Marruecos, México y Andalucía. Su constitución está preparada para resistir sequia absoluta. El motivo por el que este árbol se mantiene tan hidratado son  las largas raíces que posee, que se encargan de buscar la humedad en las profundidades. Pero lo que verdaderamente hace tan especial al argán es el líquido que se extrae de sus frutos. El aceite de argán es conocido como el aceite más caro del mundo, de ahí que también se le conoce como Oro liquido. Numerosos estudios han demostrado que el aceite de Argán tiene propiedades nutricionales y dermatológicas muy valiosas.

La forma de aplicación sería la siguiente; Empapamos un algodón en aceite de argán y lo vamos pasando por el pelo. Evitaremos acercarnos a las raíces del cuero cabelludo durante la aplicación, ya que puede producir grasa en esta zona de la cabeza. Después de aplicarlo masajearemos el cabello, y posteriormente lo peinaremos con un  peine para que se extienda bien. Si tienes las puntas quebradizas es mejor que insistas en la aplicación en esta área, poniendo más producto. Después se dejará actuar el producto durante 30 minutos. Y seguidamente se lavara bien la cabeza con un champú, para eliminar los restos, teniendo en cuenta que es un aceite y es bastante graso.

Entre las numerosas ventajas que presenta para el cuero cabelludo, sería por un lado una hidratación y un brillo intenso. También reduce la caída del cabello y ayuda a su crecimiento. Asimismo es muy bueno para aquellas personas que suelen utilizar de forma habitual una plancha para el pelo, ya que repara muy bien los daños causados por las placas de calor, dejando el pelo revitalizado, hidratado y evitando los daños causados por los instrumentos de calor.

ACEITE-DE-ARGAN (1)

Cortar el pelo es un dilema

Serie de matices a tener en cuenta a la hora de elegir cómo cortarse el pelo

¿Tijera, o maquinilla? ¿Corte lento y complejo, o rápido y sencillo? A simple vista parecen preguntas sencillas que no surgen habitualmente, pero cada día se las hace más gente pues depende de la respuesta a ellas, en gran medida, para acudir a un peluquero o no.

cortar-peloEn época de crisis mucha gente ya ha decidido saltarse el proceso de pasar por las tijeras de un profesional, y esto es “gracias” a la maquinilla. Herramienta de trabajo que se encuentra en todas las peluquerías y desde hace no mucho también en hogares de todo el mundo, sobre todo, porque no requiere de un grado de dificultad alto para cortar el pelo. La tijera es delicada, requiere formación, habilidad, y soltura; cuatro características que solo un profesional del gremio puede ejecutar con precisión.

Decir cual sería la opción ideal va en función de las necesidades de cada uno, pues las personas que deciden ir con la cabeza rapada, o semi-afeitada (bien porque la calvicie acecha, bien porque les parece el estilo correcto), suelen tener como preferencia la maquinilla para lucir siempre una testa bien contorneada. Pero por contra, las personas que tienden a llevarlo algo más largo, suelen inclinarse por el corte tradicional para dibujar la silueta de su cabello.

En realidad no es un dilema, más bien una opción. Se puede optar por lo práctico y económico, o por lo caro (a largo plazo) que supone acudir a la peluquería con cierta frecuencia. Lo que sí está claro es que lo que sí que hay que saber es qué estilo nos gustaría llevar para así poder elegir el camino adecuado en lo que al laborioso mundo del cabello se refiere. Tener claras las cosas y, sobre todo, probar las dos opciones porque solo probando uno sabe exactamente lo que le gusta o no, lo que más le conviene, e incluso quizá se sorprenda siendo todo un artista a la hora de autogestionarse con ayuda de la maquina eléctrica.

5 trucos para mantener tu piel sana y totalmente cuidada

limpiar_okLucir una piel joven y con un buen aspecto es una tarea algo difícil para todas las mujeres.  Los constantes productos de maquillaje que utilizamos a diario y la constante exposición a los cambios meteorológicos no hacen grandes favores a nuestra piel y mucho menos a la de nuestro rostro ya que es más débil y se expone mucho más ante cualquier alteración.
Por eso, aquí te damos 5 sencillos trucos para que tu piel luzca sana:

Bebe mucha agua: todos conocemos los poderes casi curativos y milagrosos que tiene el agua. Cuando estamos enfermos e incluso en casi todas las dietas nos la recomiendan como el método más eficaz. Y es que este líquido contiene todo lo necesario para  que ni nos deshidratemos ni nuestra piel parezca seca y descuidada.

Controla tu dieta: controla el chocolate, la bollería industrial y en especial cualquier alimento que contenga un exceso de grasas animales. Todos estos productos tienen grandes componentes que provocan que nuestra piel esté grasa.

Evita exponerte de una forma muy continuada al sol: los rayos UVA son muy nocivos para nuestra piel, por todos es conocido que la mayoría de los casos de enfermedades tan graves como el cáncer de piel son provocadas por la exposición continuada a los rayos UVA. Si quieres tomar el sol, acuérdate de ponerte siempre protección en todo el cuerpo y especialmente una protección alta para tu rostro.

Si tienes flequillo, quítatelo: el continuo roce y contacto con el pelo provoca que la frente se llene de granos incómodos.

Haz ejercicio: además de ayudar a mantenernos en línea, consigue el brillo en la piel que tanto ansiamos.

Copyright © Todos los derechos reservados